Hablar de Silicon Valley Bank era -hasta hace unos meses- sinónimo de grandeza. Se trata de uno de los 20 bancos más grandes de los Estados Unidos. Además, el más grande de Silicon Valley, área ubicada en el Valle de Santa Clara en California, mejor conocida como la meca de la tecnología.

Las principales comunidades de esa localidad son en realidad los cimientos de la tecnología informática. Hablamos de Google, Facebook, Apple, Microsoft y Netflix, que de forma sucesiva desde los 80 se han ido desarrollando en la zona.

Pero bien, vamos al eje del asunto:

¿Por qué el Silicon Valley Bank era clave en todo este asunto?

Desde su fundación en 1983, llegó a posicionarse como el 16° banco comercial de Estados Unidos. Alcanzó presencia en otros países como Canadá, China, Alemania, Dinamarca, Irlanda, Israel, Reino Unido y Suecia.

Según datos oficiales, sus servicios bancarios eran requeridos por casi la mitad de empresas norteamericanas del sector tecnología y ciencias. Tenía un respaldo por capital de riesgo. A diferencia de otras empresas, logró un apogeo tras la demanda de los servicios digitales durante la pandemia.

En cifras, a finales de 2019 los activos del banco ascendían a US$ 71 mil millones. Para finales de marzo del año pasado, crecieron hasta US$ 220 mil millones. Uno de los principales fuertes de la entidad fueron los préstamos bancarios, que crecieron casi tres veces versus años anteriores.

La crisis actual

Como otras entidades financieras, Silicon Valley Bank no fue la excepción y en su momento, invirtió millones en bonos del Tesoro de EE.UU., señaló CNN en Español.

Sin embargo, luego de que la Reserva Federal de dicho país elevara las tasas de interés de forma abrupta para controlar la inflación, dichos bonos fueron a la baja. Desde ese momento la compañía mantuvo una rentabilidad muy por debajo del rendimiento del Tesoro.

Como consecuencia de ello, gran parte de sus clientes optaron por retirar sus depósitos del banco en un lapso minúsculo de tiempo. Esto provocó que el control sea puesto en manos de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC).

¿Efecto contagio?

Luego del quiebre de Silicon Valley Bank (SVB), el efecto contagio parece inminente en otras partes del mundo. Los primeros en anunciar acciones fueron las autoridades de Estados Unidos, que buscan evitar este fenómeno.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, declaró a la cadena CBS que el Gobierno quiere evitar el “contagio” financiero.

Queremos asegurarnos de que los problemas que existen en un banco no creen un contagio a otros que son sólidos”, afirmó.