El ascenso de Javier Milei como presidente electo de Argentina, abre camino al cuestionamientos sobre sus propuestas de Gobierno. Una de las que capta mayor atención, es la propuesta de dolarización del país.

Vamos a dolarizar la economía, vamos a cerrar el Banco Central, vamos a terminar con el cáncer de la inflación”, fueron las palabras de Milei durante su campaña. A la fecha, logró ganar las elecciones generales con más de un 55% de los votos.

Su propuesta de dolarización busca acabar con la inflación y cerrar el Banco Central de Argentina. Sin embargo, la implementación de este plan genera preguntas sobre cómo se llevará a cabo, especialmente en un país con escasas reservas de dólares.

Políticas anunciadas por Milei

Milei se describe a sí mismo como un ‘anarquista de mercado‘. Entre sus políticas, busca simplificar el proceso de dolarización al entregar dólares a los bancos comerciales a cambio de pesos.

Dichos bancos informarían a sus clientes que sus antiguos depósitos en pesos ahora están denominados en dólares. Para lograrlo, se requeriría el intercambio de préstamos en pesos por préstamos en dólares, así como la conversión de la deuda en pesos del Banco Central a deuda en dólares.

Cuando hablo de quemar el Banco Central no es una metáfora, lo quiero dinamitar, pero esto es literal. Es decir, hacerlo implosionar y que queden todos los escombros”, dijo cuando era candidato.

Milei ha sugerido que este proceso podría completarse en 16 meses. Sin embargo, fuentes de la BBC Mundo sugieren que el equipo considera una opción más rápida, completándolo en tres meses.

La propuesta incluye la posibilidad de crear un “banco de reservas en el exterior” para respaldar los bonos dolarizados. Estos, posiblemente respaldados por acciones de empresas públicas.

Sin embargo, la viabilidad y deseabilidad de esta dolarización han sido objeto de debate. Algunos expertos señalan preocupaciones sobre un endeudamiento significativo en moneda extranjera y la pérdida de autonomía. Esto, ya que el país quedaría sujeto a la política monetaria de Estados Unidos.

Aunque Milei ha comparado la dolarización propuesta con el éxito de Ecuador, las fuentes de la BBC argumentan que la situación es diferente. “Ecuador se dolarizó en medio de una crisis profunda“. Además, la dependencia excesiva de los precios del petróleo en Ecuador ha generado inquietudes sobre la falta de flexibilidad en su política económica.

El debate sobre la dolarización en Argentina destaca los desafíos de implementar cambios radicales en el sistema financiero.