El ministro de Hacienda de Colombia, Ricardo Bonilla, anunció una medida relación con el Presupuesto General de la Nación (PGN) para 2024. El funcionario señaló que el recorte de $6,5 billones tendrá repercusiones, especialmente para los funcionarios que perciben altos salarios en el sector público.

Bonilla destacó que el incremento salarial será menor para dichos funcionarios. La reducción presupuestaria se aplicará de manera proporcional a todos los sectores. Esto, abarcando todas las ramas del poder público, incluidos los organismos de control.

“Como también dice otro concepto, distinto, de la Corte, esa reducción de presupuesto se hace proporcionalmente para todos los sectores. Todas las ramas del poder público, incluyendo los organismos de control, todos van a tener un impacto en la reducción”, sostuvo.

En este contexto, anticipó que habrá un impacto significativo en los ingresos de los funcionarios públicos. Para ello indicó que el próximo año se observará una diferencia en los incrementos salariales. La regla será proporcionalmente mayor para los ingresos bajos y menor para los ingresos altos.

De acuerdo a información de La República, la reciente decisión de la Corte Constitucional, que declaró inexequible la prohibición de deducir las regalías de la base gravable del impuesto de renta para las empresas de industria extractiva, generará una desfinanciación adicional de $3,8 billones en el PGN 2024.

Bonilla dijo que se deben restar los ingresos derivados de la retención en la fuente realizada este año. Esto debido a que se descontará en 2024 por el fallo del tribunal. Estos factores combinados resultan en el recorte presupuestario anunciado de $6,5 billones.

La medida apunta a ajustar el gasto público en consonancia con la disminución general del presupuesto. El impacto afectará tanto a los ingresos como a los incrementos salariales de los empleados públicos.