El anuncio de la FIFA sobre el plan para el Mundial de Fútbol 2030 tomó por sorpresa a Chile. Como estaba previsto, Sudamérica competía con una candidatura conjunta entre África y Europa para ser sede del evento máximo del fútbol ⚽. Sin embargo, la FIFA reveló un enfoque radicalmente diferente.

De acuerdo a la información proporcionada por el organismo, el torneo comenzará en Sudamérica. Los partidos inaugurales se llevarán a cabo en Uruguay, Argentina y Paraguay.

La exclusión del país gobernado por Gabriel Boric se atribuye a la propia FIFA, que estableció un límite de tres partidos en Sudamérica 🌎. Los países que albergarán los encuentros iniciales son Uruguay, Argentina el campeón defensor y finalista de la primera edición de la Copa del Mundo y Paraguay, sede de la Conmebol.

Aunque Chile se unió más tarde a la candidatura conjunta, su exclusión se basaría en la restricción de la FIFA y en la necesidad de equilibrar el número de sedes entre Sudamérica, Europa y África.

Es la primera vez en la historia que la Copa del Mundo se celebrará en tres continentes diferentes. Además, representa un importante alivio económico, ya que las tres sedes sudamericanas aprovecharán las infraestructuras existentes.

Gobierno de Chile se pronuncia tras decisión de la FIFA

El anuncio sobre las sedes para el Mundial de Fútbol 2030 🏆 no tardó en hacer eco en el Palacio de la Moneda. Boric dijo que Chile también se encontraba dentro de los países que serían sede. La información fue confirmada por el mismo presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

“Originariamente se hablaba de dos países que eran Uruguay y Argentina. Luego se amplió el Mundial de 32 a 48 equipos y se agregó a Paraguay. Luego a Chile. En esta oportunidad no está Chile (…) Es una decisión que la toma FIFA, no nosotros. Ellos son los que determinan cómo y qué”, señaló Domínguez.

Boric dijo que desde la gestión anterior se trabajó para que Chile fuera sede del 100 aniversario del Mundial.

“Esto no es una decisión en la que el Gobierno haya pecado en algún tipo de negligencia. Es una decisión propia de la FIFA. Lo conversé con los presidentes de Argentina y Paraguay, ellos se enteraron cuando la decisión se hizo pública”, sostuvo el presidente chileno.

El mandatario lamentó que ciertas instituciones “funcionen de manera poco seria y sorpresiva“. Añadió que “con la integridad nacional y con el nombre de Chile no se juega“.