Argentina mira hacia el futuro energético tras publicar la Estrategia Nacional para el Desarrollo de la Economía del Hidrógeno (ENH). Se trata de una hoja de ruta ambiciosa que establece las bases para la industrialización del hidrógeno (H2). Esto, a fin de posicionarlo como un vector productivo clave en la transición energética hacia el año 2050 📊.

La ENH contempla el desarrollo del H2 a través de múltiples fuentes, incluyendo fuentes renovables (conocido como hidrógeno “verde“), energía nuclear (hidrógeno “rosa“), y la producción a partir de combustibles fósiles con captura de carbono (hidrógeno “azul“).

Uno de los objetivos es producir 5 millones de toneladas de H2 anualmente con bajas emisiones al 2050. Ello, con un 20% destinado al mercado nacional y un 80% dirigido a la exportación.

Para lograrlo, se proyecta la instalación de al menos 30 GW de capacidad de electrólisis y 55 GW de generación eléctrica renovable para el mismo año 💡. El monto estimado de inversiones necesario para respaldar esta producción alcanza los 90.000 millones de dólares al 2050.

La ENH subraya la relevancia del acceso al financiamiento como factor determinante para la competitividad en este sector. Además, destaca la importancia de establecer un sistema de información sobre financiamiento dedicado a la economía verde 🌱.

También se considera la posibilidad de que los proyectos de hidrógeno participen en los mercados de carbono. De este modo accederían a nuevas fuentes de financiamiento, junto con otros incentivos para la mitigación del cambio climático 🌎.

Durante la presentación de la ENH, destacó la participación de empresas como Fortescue, Profertil, Mirgor, Air Liquide, IMPSA, YPF, Hychico, RP Global, MILICIC, Fractal, Scania, CWP Global, y otras.